Meditación en Casa

Published octubre 8, 2012 at 13:36

La meditación es una disciplina mental mediante la cual uno puede relajarse y obtener una gran tranquilidad tanto física como espiritual,buscando un espacio y un tiempo propios.

Para empezar a realizar ejercicios de meditación se necesita conocer ciertas técnicas para alcanzar la tranquilidad y la concentración necesarias. Por eso ahora queremos daros algunos consejos para realizar meditación en vuestro propio hogar.

Lo esencial es encontrar un lugar cómodo y agradable, del que puedas disponer para ti, sin la presencia de otras personas durante al menos 15 o 20 minutos, y que no contenga ningún elemento que pueda causar distracción. Puedes poner plantas o flores, que sean naturales, o bien,incluir sonidos de la naturaleza grabados o tal vez una pequeña fuente con el sonido del agua cayendo.

Siéntate al nivel del suelo, puedes poner una manta o alfombra y un cojín. También puedes usar una silla cómoda. Lo importante es la comodidad y mantener la espalda recta ya que esto ayudará en la respiración profunda.

Relaja los brazos y las piernas. Ellos no necesitan estar en una posición especial con tal de que estén relajados y no interfieran con el equilibrio de tu torso. Enseguida relaja todo el cuerpo, soltándolo poco a poco.

Si comienzas a practicar la meditación, no es necesario que dure mucho tiempo, de 5 a 15 minutos diarios serán suficientes. Si sientes que no has alcanzado la concentración y la relajación necesaria en ese tiempo, puedes intentarlo nuevamente en otro momento. Los momentos más adecuados suelen ser temprano, por la mañana o al final de la tarde, pero dependerá de cómo te resulte resulte mejor y más favorable, al no haber realizado aún las actividades diarias, o quizás prefieras aliviar las tensiones y el estrés de dichas actividades mediante la meditación tras un duro día de trabajo.

Usa ropa cómoda, es muy difícil meditar cuando te aprieta la ropa. Por lo tanto suelta todo lo que te aprieta. Es preferible utilizar tela de alguna fibra natural, como lo es el algodón o el lino o la seda. No comas antes de meditar, es más difícil meditar cuando estás haciendo la digestión. Y muy importante no medites cuando has ingerido alcohol. Es contraproducente.

Meditar en casa es muy fácil siguiendo estas indicaciones y una vez que adquieres esta costumbre, podrás disfrutar de todos los beneficios de la meditación sumados a las ventajas en cuanto al ahorro de tiempo y dinero que esto significará.

Tags: , ,